20171029192815-descarga.jpg

 

En la entrada de este blog titulada Abducción definíamos la expresión extraterrestres utilizamos el término abducción. Pero, quizás lo que como: Quienes nos movemos en este mundillo al hablar de secuestro por muchos no saben, que también podemos utilizar esta palabra para referirnos a un tipo de movimiento de una parte del cuerpo respecto a otra, en dirección transversal (del latín “abductor”, separación). Igualmente es la acción de fraccionarse las tropas entre los romanos.

Casos de secuestros por extraterrestes en nuestra comunidad hay muchos, alguno de ellos muy conocidos como puede ser el de Prospera Muñoz, que dio mucho de qué hablar a lo largo de los años.

En Cádiz capital tenemos uno ocurrido este verano y que ve la luz en la prensa digital gaditana hace unos días. Se trata del secuestro de un trabajador de la construcción en paro (en la prensa se indica el nombre que nosotros preferimos ocultar), que tiene lugar en su dormitorio durante la noche.

Por lo general las personas abducidas no suelen recordar los detalles de su experiencia; pero, en este caso si lo recuerda. Según parece a este señor le colocaron un implante, que se han ofrecido a extraerle para posteriormente ser analizado.

Como siempre ocurre el testigo se ha negado. ¿Será que no existe ese supuesto artilugio extraterrestre?, tal como ha ocurrido en innumerables ocasiones.

Personalmente tenemos nuestra opinión sobre esta fenomenología, opinión que quizás sea expuesta de forma extensa y razonada en la Web de Andalucía Misteriosa que también administramos.

No obstante, nos llama poderosamente la atención la definición dada en el primer párrafo de esta entrada. ¿No sería más correcto hablar de secuestro? Al fin y al cabo se trata de retener a alguien en contra de su voluntad al objeto de un determinado propósito.

Y hablando de secuestro: una banda de miserables ha secuestrado la democracia en España, declarando unilateralmente la independencia de una parte de ella. Ya va siendo hora de acabar definitivamente con esta situación que se repite en el tiempo. La anterior, ocurrida la noche del 7 al 8 de octubre de 1934 se arregló a cañonazos. Ya veremos cómo termina esta.

Existe una encuesta donde se hace constar que el 40 por ciento de los españoles piensa que la aplicación del artículo 155 de la constitución se debería de haber aplicado antes.