20140121121501-la-provincia-12-enero-75-2.jpg

La reentrada atmosférica es el movimiento, desde el espacio exterior, de objetos naturales o hechos por humanos a través de la atmosfera de un planeta. En el caso de la Tierra desde una altitud por encima del límite del espacio. Al referirse a reentrada atmosférica a menudo se entiende el proceso de reentrada controlada de vehículos que intentan alcanzar la superficie de un planeta intactos, pero el concepto también incluye casos no controlados.

Es un fenómeno que se repite en la Tierra desde el primer instante que durante la Guerra Fría comenzó la carrera espacial entre americanos y soviéticos, convirtiéndose a lo largo de los años en un elemento más a tener en cuenta para quienes nos dedicamos a la ufología.

Algunas de estas reentradas han producido autenticas alertas ovnis, llegando a poner en estado de alerta a las fuerzas aéreas de más de un país. Durante el pasado mes de septiembre se produjo una de ellas sobre el Océano Indico.

Hace unos días los chinos lanzaron el satélite Chinasat 9, provocando la reentrada del cohete propulsor el jueves 16 de enero sobre la ciudad de La Meca (Arabia Saudí) una autentica alerta ovni; poniendo las autoridades de ese país en estado de alerta a su fuerza aérea. Existe en la red un video con espectaculares imágenes dignas de ser visto.

Este fenómeno preocupó mucho a los americanos, que al comienzo de la carrera espacial repartieron por el mundo una serie de cámaras instaladas en observatorios, con la única misión de fotografiarlas. Uno de ellas fue instalado aquí, en concreto en el Real Observatorio de Marina de San Fernando (Cádiz) que actualmente, y totalmente modernizada, se encuentra en funcionamiento.

Con lo que respecta a nuestro país existen muchos ejemplos; y quizás uno de los menos conocidos fue lo que ocurrió en el año 1975 sobre los territorios del antiguo Sahara español, publicado en la prensa nacional el 12 de enero de ese año.

Se trataba de un trozo de cohete de unas 42 toneladas de peso lanzado al espacio en el año 1973 y que sirvió para poner en órbita el Skylab americano. El espectáculo fue observado sobre el Sahara y los restos cayeron en el Océano Atlántico.

Y qué mejor que usar uno de esos recortes de prensa para ilustrar la entrada…. Seguiremos con el tema en otro momento.