20120221111416-barco-fenicio-02-1-.jpg

El pasado 21 de octubre hablaba aquí de Valentín, el fenicio, primitivo habitante de la ciudad más antigua de occidente, tres veces milenaria y conocedora de numerosas culturas.

Hace ya unos años, en los terrenos que ocupaba en el casco antiguo de Cádiz el Cine Moderno, se encontró un esqueleto deteriorado para unos 7 meses después aparecer otro en mejor estado. Fueron denominados como número 1 y 2.

Después de tres años de investigación los CSI gaditanos llegaron a una serie de conclusiones muy interesantes. Estábamos ante los restos más antiguos de nuestros antepasados.  Número 1 vivió alrededor del año 700 a. C. y murió aplastado. Más o menos por esas fechas número 2 también falleció, esta vez por causa del humo producido por un incendio.

Pero, ¿quienes eran?, ¿cómo se llamaban? Las pruebas de ADN han concluido que número 1 era de padre y madre fenicia. De pura estepa, como los polvorones. En cambio, número 2 era de padre fenicio y madre tartesia.

Son nuestros antepasados más antiguos y ya disponen de carné de identidad. No conocemos sus nombres, pero sí quienes eran y cuales fueron sus orígenes.

Y, hablando del primero, con lo que respecta a Chiclana de la Frontera el fenómeno ovni más antiguo que hasta ahora tengo documentado ocurrió el 6 de noviembre de 1968.  Un grupo de suboficiales del ejército español habían pasado el día en Los Esteros de Bartiba intentando cazar pájaros.

A la hora de partir, junto con el guarda, vieron salir de las salinas a unos 15 metros de donde estaban una especia de luz, con forma de tubo fluorescente que se alejó rápidamente en dirección al mar.

Debido al tiempo transcurrido se me antoja algo complicado profundizar más en este asunto.

La fotografía que ilustra esta entrada se corresponde a un pecio fenicio, bautizado como “Mazarrón II”, que se hundió en las proximidades de “Rusaddir” actual Melilla hace ya más de 2000 años.

Y, hablando de Melilla: la casuística de esa ciudad brilla por su ausencia. Espero vuestra colaboración para completarla.