20141123175732-dibujo.jpg

Fraile es el nombre utilizado en la iglesia católica para referirse a los miembros de las órdenes mendicantes nacidas a partir del  siglo XIII que practican la renuncia a las riquezas materiales, dedicándose a la acción apostólica y evangelizadora y a ayudar a los demás. La diferencia entre un fraile y un monje es que este último se debe a su monasterio dedicándose a la oración y a las labores propias de su ministerio.

Fray Leopoldo de Alpandeire, fraile andaluz muy querido, nació el 24 de junio de 1864 en Alpandeire (Málaga) y falleció el 9 de febrero de 1956 en Granada. Atribuyéndosele la realización de gran numero de milagros.

Se llama milagro a un evento atribuido a la intervención divina (Diccionario de la Lengua Española). Encuentra su raíz en el la palabra latina  miraculum que significa “mirar”. Los latinos llamaban miraculum a aquellas cosas prodigiosas que escapaban a su entendimiento, como los eclipses, las estaciones del año y las tempestades. Así, miraculum proviene de mirari, que en latín significa “contemplar con admiración, con asombro o con estupefacción”.

Debemos de tener sumo cuidado a la hora de atribuir un milagro a un determinado santo o candidato a serlo. De hecho, en lo relacionado con curaciones milagrosas, la iglesia católica exige informes médicos a lo largo de cinco años seguidos para comenzar a estudiar ese hecho y prefiere hacer uso de peritos ajenos a la institución.

Tal como mucho de vosotros conocéis perfectamente, he tenido la gran suerte de aportar mi granito de arena en un procedo de canonización histórico. Cuando se postula la causa el candidato o candidata a santo es declarada “Siervo de Dios”.

En la segunda “Venerable” y en la siguiente, por demostrarse el haber intervenido en la realización de un milagro “Beato”. El Derecho Canónico exige otro milagro más para hacerla santa; no obstante, la prudencia hace necesario que sean dos.

Actualmente la causa de Simi Coen (ver en la Web de Andalucía Misteriosa “De hebrea a Santa”) se encuentra en la fase de estudio de ese primer milagro. Una vez declarada Beata deberemos esperar a otros dos para hacerla santa.

Por tanto, debemos tomar con mucha cautela las noticias que aparecen en determinados medios de comunicación de vez en cuando atribuyendo a tal o cual beato un determinado milagro. Es algo que la Iglesia Católica trata con la debida seriedad y cautela.

Como he efectuado aquí referencia a Fray Leopoldo utilicemos la imagen conmemorativa de los cincuenta años de su muerte para ilustrar la entrada.