20130819115735-san-telmo.jpg

El fuego de San Telmo o “Santelmo” es un meteoro consistente en una descarga de efecto corona electroluminiscente provocada por la ionización del aire dentro del fuerte campo eléctrico que originan las tormentas eléctricas. Estaba considerado un buen augurio por los marineros españoles durante la conquista de América. También es el nombre de un buque de guerra que zarpó del puerto de Cádiz.

Después del desastre de la Batalla de Trafalgar, con la flota española destruida y debiendo más de 30  mensualidades a los marineros, los movimientos secesionistas en las colonias españolas en América, etc.; Fernando VII intenta llegar a un acuerdo con el Zar Alejandro de Rusia al objeto de formar lo que se denominó como División del Sur.

Gracias a esas gestiones se reúne en el puerto de Cádiz una flota compuesta por los buques “Alejandro”, “San Telmo”, “Primorosa Mariana” y “Prueba”. Su objetivo era zarpar hacia América y someter a las colonias españolas, principalmente la de Perú.

Mal equipada y con averías la flota zarpa de Cádiz el 11 de mayo de 1819 al mando del Brigadier Rosendo Porlier. En un lugar conocido por los ingleses como “la latitud de los caballos” el buque “Alejandro” comienza a hacer aguas, acabando hundiéndose.

Los otros tres buques continúan juntos hacia el Paso de Drake donde se separan por causas meteorológicas.  “La Prueba” llega al puerto del Callao el 2 de octubre de ese mismo año y siete días después lo hace “La Primorosa Mariana”; informando a su llegada que a 62º Sur y 70ª Oeste pierde de vista al San Termo. Nunca más se supo de él.

Se informa de inmediato a España y el 6 de mayo de 1822 se da definitivamente por perdido el buque. Existen teorías que afirman que pudo haber supervivientes que durante algún tiempo pudieron vivir gracias a la carne de foca. La única verdad es que se ignora donde se hundió, el número de fallecidos, etc.

El caso es que el “San Telmo” forma ya parte de las muchas leyendas de Cádiz relacionadas con el mar, algunas de ellas expuestas aquí. Espero a lo largo de los próximos meses seguir con estas historias, algunas de las cuales forman parte del flokore de la ciudad.

La ilustración que se muestra con esta entrada indica el lugar donde fue oficialmente visto por última vez este buque.