20170924111508-21765070-10213868484848140-6635839525203735725-n.jpg

En la entrada del pasado día 16 de agosto os prometíamos tratar hoy sobre la posible destrucción del mundo que estaba previsto que ocurriera ayer; y, como en otras muchas ocasiones nada ha pasado. Ha llegado el momento de tratar el asunto.

Teorías conspiracionistas hay muchas y por esas cosas que pasan ninguna se ha cumplido hasta ahora. La que nos ocupa tendría lugar aproximadamente un mes después de un eclipse solar ocurrido el 21 del pasado mes a consecuencia de un supuesto planeta errante, e invisible, que se acercaría a la Tierra y acabaría estrellándose contra ella (ver distintos trabajos sobre el asunto publicados aquí y en la Web de Andalucia Misteriosa http://andaluciamisteriosa.es.tl ).

Quienes están a favor pueden argumentar que en algún lugar ahora mismo sigue siendo el día 23, y aun puede ocurrir. Se tendría que estar produciendo destrozos y ya debería de haber muertos. ¿Cuántos hay?, ¿se están enterrando?... son solo dos preguntas que dejamos en el aire. La verdad es que nada ha pasado y nada pasará cuando se publique la próxima fecha del fin del mundo.

Existen problemas más serios de que ocuparnos que estar entreteniéndonos con estas tonterías. Por ejemplo, lo que pasará en Cataluña el día 1 de octubre, que llevará como consecuencia que una panda de mafiosos que no tienen otro nombre declaren al día siguiente la independencia unilateralmente.

Al gobierno se le está agotando los días para actuar y no hacen nada. Estamos siendo objeto de burlas y bromas a nivel internacional. Personalmente haríamos lo que en estos tres últimos siglos hicieron en tres ocasiones: mandar al ejército y aplastar como cucarachas a esa banda de mafiosos independentistas. No pasará nada, entre mafiosos se ayudan.

Volviendo sobre los asuntos que aquí nos ocupa nos preguntamos: ¿después del fin del mundo seguirá existiendo Internet? Lo decimos por si tenemos que seguir con las actualizaciones desde el más allá.

En las redes sociales hay muchas bromas relacionadas con lo que debería haber pasado ayer; y que mejor que ilustrar la entrada con la programación del fin del mundo