20170816180916-nibiru.jpg

Tal como afirmábamos en la anterior entrada, Agosto es el mes vacaciona por excelencia. Hasta los políticos corruptos del partido gobernante están de vacaciones. Y ya que no tenemos nada que hacer, no debemos de perder el próximo 21 de agosto la oportunidad de contemplar y eclipse solar que en Norteamérica será total y aquí parcial. Su duración será de 2 minutos y 40 segundos, con un tiempo de eclipse parcial de unas 3 horas.

Finalizadas las vacaciones no nos hagamos muchas ilusiones: tenemos que ir cumpliendo los sueños que nos queden e intentar reservar plaza en el búnker más cercano. El fin del mundo tendrá lugar el 23 de septiembre de este mismo año, a poco más de un mes de esta entrada.

La culpa de todo esto la tiene un supuesto planeta errante, de nombre Nibiru, que nadie ve y que ese día se estrellará contra nuestro querido Planeta Azul acabando con la vida en la Tierra.

Sobre Nibiru, o el planeta X, se ha escrito mucho e incluso existen referencias en la Biblia y la mitología. Forma parte de las creencias de lo que se ha venido en llamar teorías conspiracioncitas. Incluso hay quien afirma que la televisión rusa está emitiendo imágenes de este planeta invisible a pocos días que se estrelle contra la Tierra.

La verdad: la verdad es que el 23 de septiembre no pasará nada de lo que hemos expuesto aquí. Yodo seguirá como hasta ahora y los políticos corruptos a que hacíamos referencia en el primer párrafo seguirán robándonos.

El 24 de septiembre estoy completamente seguro que esos conspiracioncitas tendrán una explicación apropiada para contarnos cuál fue la causa por la que no desapareció la vida el día anterior. ¿Se han equivocado efectuando los cálculos y Nibiru vendrá dentro de unos años?

Mientras eso ocurre que se dediquen quienes van poniendo fecha para el fin del mundo a otra cosa. Por ejemplo, a perseguir a esos ladrones a los que hemos efectuado aquí referencia.

Por nuestra parte os prometemos que el 24 de septiembre os contaremos cual fue la causa de que nada pasara.