20160102194119-bolido.jpg

Nos despedimos del año 2015 con la observación de un bólido que, según numerosas llamadas telefónicas recibidas en los servicios de emergencia del 112, producía un fuerte ruido. Fue captado por la Cámara de


Observación del Ebro y visto sobre las 08,32 horas del día 31 de diciembre en Aragón, Isas Baleares, Comunidad Valenciana, Cataluña, País Vasco y Región de Murcia.

Después de tomar ese día las uvas entramos en el año 2016, que para quienes no lo sepan es bisiesto. Intentar explicar la causa de que cada 4 años el mes de febrero tiene un día más puede ser algo complicado, aunque parezca que no. Y la cosa viene de antaño.

Es una expresión que deriva del latín “bis sextus diez ante calendas marti”, que significa sexto día antes del mes de marzo repetido. Dejando de lado la explicación de lo que hacía los romanos y como contaban los días, el incluir este día se siguió llevando a cabo en los distintos calendarios como el juliano y por último el gregoriano.

El día se añade para corregir el desfase que existe entre la duración del año trópico (365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,25 segundos) y el año del calendario (365 días).

Pero, se ha de cumplir una regla: un año es bisiesto si es divisible entre 4, a menos que sea divisible entre 100. Sin embargo, si un año es divisible entre 100 y además divisible entre 400, también resulta bisiesto. Obviamente esto elimina los años últimos de cada siglo, que ha de terminar en 00, cuyo siglo no es múltiplo de 4. ¿Algo complicado?, ¿no?

Dejando de lado la explicación completa, está claro que las personas nacidas el 29 de febrero solo cumplen años cada 4; cosa que benefici9a económicamente a sus amigos y familiares que gastan menos en regalos.

En cuanto al misterio hay quien afirma que los años bisiestos son malos, se producen catástrofes, desgracias, etc. Esperemos que no ocurra nada de esto en este.

De momento hemos entrado con buen pie en el año nuevo y esperemos que continúe así hasta su finalización con muchos más misterios que contar aquí.

Y, como hablábamos al principio de bólidos, nada mejor que una de las imágenes captadas por la Cámara de Observación del Ebro para ilustrar la entrada. Mi agradecimiento al Centro de Seguimiento de Bólidos y Meteoritos por permitirme apropiarme de ella.

De paso y como aun estamos en fecha, desearos a todos un FELIZ AÑO NUEVO.