Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2015.

EL HOSPITALITO

20151005010911-escalera.jpg

Algunos años después del bárbaro ataque anglo-holandés del año 1596 Cádiz contaba con un único hospital, conocido como Hospital de la Misericordia, para una población de 10.000 habitantes. Contaba con 20 camas, de las cuales solo 2 eran destinadas a mujeres. Por ese motivo muchas mujeres gaditanas morían sin atención de ningún tipo en las escaleras o portales de los edificios oficiales.

En el año 1634 se comienza a gestar el Hospital de Nuestra Señora del Carmen, vulgarmente conocido como Hospitalito de Mujeres, gracias a que el Capitán Diego de Aguirre otorgó su testamento en Cádiz el 28 de abril de 1634 y la labor de Fray Gerónimo de la Concepción.

En un primer momento se instala un humilde hospital para mujeres en la calle Carnicería del Rey, hoy Calle Columela, que cuando se queda pequeño se traslada a su actual ubicación en la calle Hospital de Mujeres.

En el año 1963 por la falta de medios económicos el Obispo Antonio Añoveros procede a su clausura y se convierte en la sede de Caritas y del Obispado de Cádiz Ceuta.

Estamos ante un edificio lleno de misterios de todo tipo largos de contar aquí. Pero, es digno de destacar su escalera imperial única que nadie sabe cómo se sustenta. Igualmente es muy curiosa la  distribuido en el primer patio el vía crucis donde las distintas estaciones se encuentran numeradas en orden no correlativo. Al igual que, un cuadro colocado en el zajuán del edificio, donde se puede apreciar a la Virgen del Carmen venerado desde siempre por todos los gaditanos; que dejan sus limosnas y ofrendas. No hay un solo viandante que pase por esa bendita puerta y no entre a orar unos minutos ante ese cuadro.

No obstante, existe en el edificio un estrecho pasillo por donde solo puede entrar una camilla. Supongo que el lector se imaginará para que se utilizaba. El lugar carecía de tanatorio.

Otro misterio es su iglesia, cerrada desde el exterior, y custodiada por guardias de seguridad; en la cual descansan los restos de la familia del capitán vasco anteriormente citado. En sus muros, o colgado de ellos, un cuadro del Greco digno de admirar. Y, cuando ese guardia de seguridad, al entrar, enciende la luz es cuando de verdad se aprecia la riqueza existente allí.

¿Qué otros misterios esconde este hospital?. Espero volver sobre el tema para contarlos.

En toda esta historia hay una gran olvidada, cuya labor es desconocida por muchos gaditanos, la Madre Antonia de la Cruz con sus terciarias del Carmen; mujer que construye un hospital para las mujeres gaditanas. Es también de agradecer a esta monja la construcción de un beaterio para su congregación.

Nada mejor que un detalle de esa escalera imperial para ilustrar la entrada.

En otro momento hablaremos de los distintos fenómenos existentes en el edificio. Hoy estas líneas deben de ser tomadas como un humilde homenaje a esa beata que se merece ser santa.

                                                                                   

No hay comentarios. Comentar. Más...

EL CALLEJON DEL DUENDE

20151012172612-10511603-824076374271616-7211349742990507728-o-1-.jpg

Días pasados afirmaba que la próxima noche de Todos los santos pensaba ir a un determinado lugar de Cádiz capital, echar unas monedas y esperar a escuchar lamentos. Me estoy refiriendo al Callejón del Duende en el Barrio del Populo.

Cuenta la leyenda que allí fueron ajusticiados un capitán francés y hermosa joven gaditana que cometieron el delito de enamorarse. Y, desde ese momento, la madrugada del día de Todos los Santos se escucha sus lamentaciones. Aunque hay quienes afirman que es durante las noches de todo el año.

Hasta aquí la leyenda; pero, detrás de esta al igual que otras hay algo real.

El Callejón debe su nombre a un pirata gaditano apodado “El Duende” y se utilizaba para entrar contrabando en la ciudad procedente de Puerto Chico o Puerto Piojito. Por aquellos años no se encontraba tapiado su fondo.

Algunos investigadores fechan el suceso durante las guerras napoleónicas en el año 1808. Debemos recordar al lector que durante la Guerra de Independencia el ejército francés jamás entró en Cádiz; y por tanto, fue imposible ese romance.

Tenemos que remontarnos al Trienio Liberal y a los Cien Mil Hijos de San Luis, en concreto al año 1823. Gracias a la traición del Rey Fernando VII Cádiz se rinde y el ejército francés entra en la capital para liberar a un cobarde traidor: el Rey.

Solo hay que investigar un poco para datar correctamente esta historia, de la que parte la leyenda que esa noche me llevará a intentar comprobar si efectivamente se escuchan los quejidos de estos enamorados; cuyo recuerdo está presente en los vecinos del barrio.

Desde aquí quiero darle un tirón de orejas a quienes en el pasado y ahora rigen los destinos del Ayuntamiento de Cádiz y su patrimonio, que mantienen el lugar cerrado con barrotes y en estado ruinoso. Ha desaparecido hasta el cartel explicativo que se encontraba en el lugar y parece que no es verdad que nuestro actual alcalde sea profesor de historia.

Al menos esperemos que ese día nos dejen poner, como antes, dos cisnes de cerámica que se miran; con una vela en el interior de cada uno, que representa a esta enigmática pareja. Y, por supuesto, que los conocedores de la leyenda acudan a tirar sus monedas en la esperanza de escuchar esos suspiros de amor y angustia. Y de paso reafirmar su amor eternamente.

La traición de un rey entregó a Cádiz y sacrificó el amor de una gaditana, ¿estará actuando de igual forma el profesor de historia del que hablábamos anteriormente?

El Regidor Perpetuo de la ciudad es Nuestro Padre Jesús del Nazareno. Los demás vendrán y se irán…. Y seguiremos recordando el amor de esa pareja y ese callejón.

¿Acaso el amor entiende de nacionalidades y luchas internas?....

 

 

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

EL CEMENTERIO INGLES DE CADIZ

20151023233044-ingleses.jpg

Está próximo el día de Todos los Santos y a pesar de realizar en la anterior entrada una reseña al mismo, no me resisto a volver sobre el tema. Estamos ante una costumbre de origen de pueblos antiquísimos europeos que ingleses y americanos han convertido en una costumbre comercial llamada Haloween.

En un trabajo titulado ALGUNAS LEYENDAS DE CADIZ (ver la web de Andalucía Misteriosa http://andaluciamisteriosa.es.tl/Algunas-leyendas-de-C%E1diz-II.htm ) hablaba de los orígenes del Cementerio gaditano de San José, ¿pero donde se enterraban a los no cristianos?

Con lo que respecta a otras religiones el 7 de agosto de 1696 el Real Consejo de Castilla promulgó un decreto. La referencia más antigua que existe en Cádiz, y cito textualmente, dice entre otras cosas  “fuera de la Puerta de Tierra de la parte de la bahía que hace frente a las huertas para entierro de los moros o turcos que muriesen en esta ciudad…”. Es lo que se ha conocido siempre como El Cementerio de los Ingleses y este párrafo se refiere a un documento fechado el 26 de abril de 1873 que remite el Obispado de Cádiz al Ayuntamiento de la ciudad.

Se construyó entre la Aguada y San José y los terrenos fueron adquiridos y cuidados por el Señor Brakenbury, padre del que fuera por aquellos años Cónsul Ingles en la localidad.  Era el segundo cementerio gaditano; aunque en el año 1904 la Guía Rosetty hacía constar otro cementerio, el civil. El de San José para los católicos, el ingles para el resto de religiones, ¿y el civil? ¿A quienes se enterraban allí?.

Se trataba de un lugar lleno de misterios y leyendas debido a que allí fueron enterrados durante décadas, por no decir siglos, cualquier persona que por el motivo que fuera tuviera vetado descansar eternamente sobre tierra o lugar santo.

Era un lugar que atraía y no sabía la causa, con grandes árboles, mausoleos en ruinas, lapidas tiradas por los suelos, tumbas abiertas y a la vista cruces distintas a las cristianas…

Para finalizar, reivindicar nuestras costumbres para Todos los Santos, como las fiestas de los “Tosantos” en los mercados, el engalanamiento de los cementerios andaluces, etc. Dejemos de utilizar nombres ingleses y comencemos a llamar a las cosas como antaño se llamaban.

Hace varias décadas que desapareció el Cementerio de los ingleses y para ilustrar estas líneas nada que mejor que utilizar la cancela de entrada. Es una puerta por donde todos entraremos, pero nunca la utilizaremos para salir… Aunque en el caso que nos ocupa todos salieron cuando desapareció…

Nelson murió en aguas gaditanas a manos de un francés, pero no fue enterrado allí. Se lo llevaron en un barril lleno de vino de Jerez a lejanas islas. Después de muerto borracho…

 


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next