20151204215405-1300195405-2.jpg

En algunos de mis trabajos, y especialmente en el titulado ALGUNAS LEYENDAS DE CADIZ (ver en Andalucía Misteriosa http://andaluciamisteriosa.es.tl/Algunas-leyendas-de-C%E1diz-II.htm y Diario de la Bahía de Cádiz, http://www.diariobahiadecadiz.com/detalle-noticia-14616 ), he hablado del terremoto de Lisboa que tiene lugar el 1 de noviembre del año 1755 y llegó a Cádiz convertido en tsunami. Produjo unos 20.000 muertos en todo el litoral atlántico español y sus consecuencias recorrieron prácticamente la mitad oeste de España.

Más de una vez me he preguntado si este fue el único y si se repetiría alguna vez; ya que, según la documentación consultada en su día para realizar ese trabajo estábamos ante un fenómeno de carácter cíclico.

Esto mismo  se lo ha planteado la Universidad de Huelva, en concreto un grupo de investigadores encabezado por Joaquín Rodríguez Vidal, que han estudiado los sedimentos del parque de Doñana llegando a una serie de conclusiones muy interesantes. Además de plantear en el trabajo algunas cosas, que quizás puedan arrojar algo de luz en otros temas.

Con relación a los maremotos o tsuami, se puede afirmar sin error alguno que el primero documentado que tiene lugar en el Golfo de Cádiz y también en Cádiz ocurrió entre los años 218 y 210 a. C.

Será posible, según ese estudio, comprender la historia de las civilizaciones, ya que se podrá descifrar si, por ejemplo, los romanos ocuparon la zona después de que la abandonaran otros pueblos a causa de esta catástrofe o fue por su poderío militar.

El método de trabajo se ha centrado primero en la reconstrucción del paisaje costero onubense a partir de fotografías aéreas  del Instituto Andaluz de Cartografía e imágenes realizadas por los satélites de observación de la tierra Landsat y Spot. Posteriormente el estudio se trasladó a todo el parque natural anteriormente mencionado, investigando los sedimentos allí depositados.

Pero existe otro terremoto, esta vez datado sobre el año 500 a. C. de mayor magnitud que el apuntado en el estudio mencionado que afectó a la misma zona.

Se afirma, y también cuenta la leyenda, que el Cádiz de nuestros ancestros desapareció bajo las aguas a causa de uno de esos accidentes de la naturaleza. ¿Y qué decir de Tartessos? La civilización que convivió con los fenicios y tal como se afirmaba en una charla presentación de libro a la que asistimos ayer tenía su capital en La Janda (Cádiz) y de ella nada existe.

¿Y Dydymus que hablaba de ella los griegos?, ¿Y otras tantas ciudades de la que no conocemos sus nombres pero si indicios de donde se encuentran?

Distintos amigos nos han recordado que en esas mareas tan bajas que tienen lugar cada un determinado número de años podemos observas restos del Cádiz de aquellas fechas. ¿Será ese maremoto, o el terremoto producido 300 años antes, el culpable de tan magnífico espectáculo que vemos los gaditanos? ¿Ocuparon los romanos en relativamente poco tiempo todo el litoral español del Mediterráneo y el Atlántico gracias a la ayuda de la naturaleza?

¿Otro de ellos fue el causante de la desaparición de la Atlántida?, ¿Qué esconden los posibles restos arqueológicos escondidos en el Parque Nacional de Doñana?...

Son preguntas que algunas de ellas quiero encajar dentro de las leyendas de Cádiz que tantos me gustan. Y, me pregunto: ¿Cuándo llegará el próximo?

La imagen que utilizo esta vez es una de las muchas utilizadas en el estudio del maremoto del 218 al 210 a. C. Muestra algo que es leyenda y realidad: la isla o islote de Sancti Petri y un templo o santuario pre romano; hoy castillo. Cuantas leyendas tienen sus orígenes allí… Y cuanto queda por descubrir aún…