20150206120540-duro1-1-.jpg

En el año 1905 el Tío de La Tiza (Antonio Rodríguez Martínez, 1861-1912) compuso un tanguillo para el Carnaval de Cádiz titulado LOS DUROS ANTIGUOS. Donde contaba la historia de unas monedas encontradas en la plata y que llevó a su suegra al Patio de los Callados (el cementerio). Muchos gaditanos ignoran la verdadera historia.

El 3 de junio de 1904 un obrero fue a la playa de Cádiz a enterrar unos despojos de pescadería, encontrando a cierta profundidad un  tesoro de “reales de a 8” del siglo XVIII.  El pobre hombre se llenó los bolsillos con todas las monedas que pudo y se fue. Cuando se corrió la voz el pueblo de Cádiz se lanzó a la playa en busca de más monedas de plata, debido a la mala situación económica que atravesaba España desde el desastre del 98 (La Guerra de Cuba).

Muchas de esas monedas resultaran ser falsas; y, tal como afirmábamos anteriormente, el Tío de la Tiza plasmó al año siguiente el hallazgo en un tanguillo para el carnaval que ha perdurado en el tiempo y han hecho famosos aquellos duros antiguos.

Ya forma parte de la historia y las leyendas de Cádiz. Este 14 de febrero, Día de los Enamorados, comienza oficialmente el carnaval. Que estas líneas sean un homenaje al tanguillo y al autor que a pesar de haber fallecido hace ya más de un siglo sigue en la memoria de ese pueblo trimilenario que es Cádiz.

Una reproducción de esos duros es lo más apropiado para ilustrar la entrada.