20130321170011-734039-613990368614331-404934160-n.jpg

En mi anterior entrada, que da pie a esta, dejaron un mensaje anónimo que al final resultó ser de un buen amigo. En concreto de Rafael Cabello Herrero de Sevilla, a quién le debo un tirón de orejas por semejante atrevimiento.

Su mensaje decía: “Ya de entrada y sin analizar puedo afirmar categóricamente que esa foto está totalmente manipulada, ya que tanto por la altura que parece tener como por las características del tipo de nube debería de encontrarse al doble de altura en el que encuentra ese tipo de nube que son cirros o cirros estratos, estas se configuran a partir de los 3.000 metros y esa da la sensación que está a escasos 500 metros del suelo”.

Era una de las muchas llegadas a mis manos ese fin de semana, utilizándola por haberme llamado la atención su forma de avión y sin analizarla; dejando ese cometido para más adelante.

Entiendo que los comentarios como el de Rafael sirven para intercambiar ideas y experiencias y nos pueden ayudar a dar con la explicación del asunto tratado. Siguiendo con el asunto que nos ocupa y después de pedirle una primera opinión me comenta:

“Observo que la foto no está tomada en el mar y que todos los elementos aparecidos en la parte baja de la foto pertenecen a un barrio con casas (no a una zona marítima y lo que parece ser la torre de un barco, es una torre de una iglesia). La perspectiva de esa nube tanto por la forma, el volumen y su propia situación no se ve muy lejos o detrás del horizonte, porque si estuviera a tanta distancia hubiera perdido el 60% de la resolución que presenta la propia nube”.

Por tanto, y mientras seguimos con su estudio se debe poner en cuarentena; prometiendo volver sobre el asunto si encontramos una explicación plausible a la misma.

Y, para seguir con nubes, utilizaremos otra llegada este fin de semana con forma de ángel. Mucho se ha afirmado sobre ella, entre otras cosas que apareció en América el mismo día que fue elegido el nuevo Papa; que por eso de las coincidencias resultó ser el Cardenal de Buenos Aires, tomando para su pontificado el nombre de Francisco I.

Tal como he prometido muchas veces, dejemos para otro momento el criticar al gobierno…