20121214201454-400px-jerez-1985-05.jpg

 

Hace dos entradas hablaba aquí de un árbol algo común en Andalucía: la encina. Hoy toca hacerlo de otro, mejor dicho no es tal árbol, que da como fruto distintas clases de uvas. Me refiero a la parra; pero, en este caso a la Base Aérea de La Parra, que se encuentra en el término municipal de Jerez (Cádiz).

Sobre las 03,00 horas del 7 de abril de 1974 dos soldados que se encontraban de guardia en esa base observan a unos 1.000 metros de distancia de donde se encontraban un faro que parecía emitir un rayo giratorio de luz blanca, barriendo el suelo e iluminando a los testigos.

Después de llevar una hora observándolo se acuerdan que tienen que dar parte. Acude un oficial y los tres siguen mirando hasta las 05,30 horas que desaparece el extraño objeto de color blanco y forma redonda.

A su debido tiempo Ballester Olmos efectuó una serie de gestiones ante el Cuartel General del Ejercito del Aire español. De las mismas se desprende que el ejército carece de cualquier tipo de documentación relacionada con este suceso, clasificada o no; por tanto, no se pueden pronunciar.

Esta historia se me antoja curiosa por no decir extraña. Dos soldados de guardia observan algo y en lugar de avisar a sus superiores se quedan mirando, cuando se acuerdan lo hacen, acude un oficial que hemos de suponer es el que se encontraba de guardia y los tres juntos siguen mirando sin hacer nada.

Cualquiera con dos dedos de frente pensaría que allí estaban viendo algo normal y habitual: ejercicios nocturnos, por ejemplo. U otra cosa análoga.

En más de una ocasión he comentado con un amigo, también aficionado a estos temas, que existen una serie de fenómenos en la casuística OVNI que no tendrían que estar. Este puede que sea uno de ellos. La documentación disponible se encuentra bajo la referencia 184 del CEI de Barcelona y no aporta nada que pueda haber olvidado de contar.

La foto que he usado para ilustrar la entrada fue publicada hace ya algún tiempo por José Ignacio Gómez Palomeque para ilustrar un trabajo suyo donde hablaba de cómo era la base hacía en esos momentos 25 años.

En estos instantes sigo esperando la llegada del periodo comprendido entre el 21 y el 23 de diciembre.; para una vez finalizado criticar un poco a quienes han afirmado el fin del mundo entre esas dos fechas. Y de paso no se si hacerlo también con el Presidente del Gobierno o el Ministro de Educación. Quizás a la hora de la verdad me anime a criticar a algunos catalanes: hay mucho que decir al respecto.