Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2011.

BOLAS DE FUEGO Y HUMANOIDES

20111004111716-milagro-02.jpg

En mi anterior entrada hablaba de volcanes y bolas de fuego, añadiendo que junto con tendidos de cables de alta tensión podían explicar una serie de fenómenos ocurridos en la Bahía de Cádiz a lo largo de la década de los 80 y 90 del pasado siglo. Siguiendo en esa línea me permitiré traer aquí dos casos que en su momento me llamaron poderosamente la atención por haber ocurrido en el mismo lugar con dos años de diferencia y mismo testigo.

Salvador, conocido como “El pajarito”, se encontraba una noche de octubre de 1983 en unas viviendas unifamiliares cerca de “Las Canteras” del término municipal de  Puerto Real (Cádiz), cuando observó una luz de color naranja en forma de esfera que tenía rumbo noroeste sudeste. El testigo se ve rodeado por una luz que le cegó totalmente y los cables eléctricos que cruzaban la bahía de Cádiz e encontraban al rojo vivo.

Transcurre dos años y el mismo testigo se encontraba una noche del mes de agosto de 1985 sobre las 04.00 horas de la madrugada en las mismas viviendas unifamiliares, cuando observó a dos seres que parecían gemelos.

Sus características eran: Cabezas cubierta por el mono o carecen de pelo, grandes y con una bombilla; rostros triangulares y estrechos, con ojos redondos, nariz puntiaguda muy larga y de color cadavérico y estatura de unos tres metros. Llevaban un cinturón con una luz en el centro y colocada una especie de pistola.

Otra noche, cuando se encontraba solo el testigo, en dirección a Las Canteras se vuelve a encontrar a estos seres, acompañados por una mujer, de tamaño normal, cara triangular y muy bonita. (Descripción idéntica a la dada por un campesino brasileño)

Diario de Cádiz de fecha 04-09-1986, y firmado por el investigador Jesús Borrego, trata el asunto. A lo lago de estos años me ha llamado poderosamente la atención que distintos casos tratados por este investigador tenga las mismas características: se repiten los testigos.

Incluso hay uno del año 1989, que quince días después, mientras que Borrego lo investigaba, los testigos y este señor fueron testigos de la repetición del mismo suceso. Personalmente no quiero exponer conclusiones aquí, aunque las tengas. Prefiero que el lector se plantee la siguiente pregunta: ¿demasiadas coincidencias?, ¿no?

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

VEJER: ¿OVNI ESTRELLADO?

20111008104337-figura-36.jpg

 

Mucho se ha hablado y escrito sobre extraños objetos estrellados en remotos lugares. Se han recogido restos y en algunos casos cuerpos de supuestos seres de otros mundos que las autoridades de turno se han apresurado a trasladar a instalaciones secretas para su estudio y análisis. Quien sabe que hay de verdad en todo ello. Pero, no debemos trasladarnos a lejanas tierras para encontrarnos con una de esas historias.

 

En el verano de 1996, Germán Amaya se encontraba en el campo con su ganado, en el término municipal de Veger de la Frontera (Cádiz), cuando empezó a observar un extraño comportamiento de los animales que se pusieron muy nerviosos. En ese momento pudo escuchar un fuerte zumbido y observar un artefacto metálico en el cielo que pasó en varias ocasiones por encima de su cabeza a pocos metros de altura. Germán asustado se escondió en unos arbustos que había allí mismo, mientras su ganado salía corriendo del lugar.

 

Según declaró el testigo: “pude ver como el OVNI se estrellaba y provocaba una gran explosión”. Instantes después dos helicópteros militares americanos empezaron a sobrevolar la zona y aquello se empezó a llenar de soldados que tardaron escasos minutos en acordonar el lugar.

Los militares norteamericanos provenientes de la Base de Rota, junto con la Guardia Civil española, recogieron hasta la más mínima prueba material de lo sucedido en el lugar. Ese día fueron numerosos los testigos que presenciaron ese extraño objeto volador.


Juan Rivera Domínguez, agricultor de profesión, se encontraba en su finca de Vejer de la Frontera, a poca distancia del lugar donde Germán se encontró con este fenómeno que marcó su vida.

Según su relato, escuchó un gran zumbido proveniente del cielo y cuando miró hacía arriba, observó un objeto metálico que pasó por encima suyo a unos cien metros de altura. A pocos metros del lugar, otro testigo pudo observar como el objeto pasaba por encima de su cabeza. Según Francisco López, testigo directo, el OVNI era metálico y medía aproximadamente entre dos y tres metros de largo. Se desplazaba sin rumbo concreto dando bandazos de un lado a otro, parecía había perdido el control.

El suceso tuvo repercusión en algunos medios de comunicación, pero con gran imprecisión y con datos manipulados. Uno de esos agriculturas, el único con dos dedos de frente, presenta una denuncia ante el Juzgado de Guardia. Para, posteriormente el partido político Izquierda Unidad presentarse como acusación particular. A destacar las palabras de su portavoz en rueda de prensa donde afirmaba que los americanos actuaban en Andalucía como si fuera un cortijo de su propiedad.

En verdad, se había estrellado un R. P. V. (avión no tripulado) americano. La foto que ilustra esta entrada es propiedad de Izquierda Unida y fue publicada en Diario de Cádiz. En la misma se observa los restos de la cámara que usaba el aparato siniestrado.

Esta historia no merece más comentarios. Hemos pasado de un OVNI estrellado a un R. P. V. americano que estaba dando por culo en los cielos andaluces.

 

 

 

 


BAJO EL MAR

20111017104259-diario1.jpg

No puedo afirmar que todo lo relacionado con los temas que habitualmente trato aquí sea característico de la tierra o el aire. Son fenómenos que ocurren en los tres elementos existentes en nuestro querido planeta, aunque hay una serie de hechos que lo diferencian. Lo normal es encontrarnos con huellas sobre la tierra y humanoides que andan o levitan a corta distancia del suelo. Lo no habitual es ver volar a gran altura a esos humanoides o encontrarnos huellas en el mar. Mejor dicho: en el fondo del mar.

Sobre este supuesto, hay un caso andaluz investigado en su día y que  J. J. Benítez efectuó alguna que otra referencia en prensa, ocurrido hace ya muchos años. Quizás con implicaciones militares de un gobierno de un país hoy desaparecido.

Antes de nada, hacer constar que nunca hemos hablado –con lo que respecta a este suceso- de fenómeno OVNI. Llegaron rumores y noticias publicadas en prensa a nuestros oídos, fueron investigadas, entendimos era un asunto delicado, y acudimos a las Autoridades competentes en la materia.

Estoy hablando de la observación de unas extrañas huellas en el interior de una almadraba: en concreto, en la de Barbate (Cádiz). El testigo es un submarinista, con más de quince años de experiencia, que el 27 de Junio de 1.980 estaba realizando labores de mantenimiento en esa almadraba

Sobre las 11.00 horas, cuando se encontraba a unos 40 metros de profundidad, observó dos huellas paralelas, separadas entre si por una distancia de 2 a 3 metros, que seguían un camino prefijado y perfectamente definido; ya que los obstáculos que encontraba en su recorrido eran perfectamente rodeados, sin causar daño alguno a la almadraba.

La huella era como la dejada por un tractor y con una anchura de unos 30 centímetros. El testigo nos comenta “... que esas huellas fueron dejadas allí esa misma mañana, ya que de llevar mucho más tiempo hubieran sido borradas por el mar”.

Contrastada nuestra información con datos en poder de la Armada Española, llegamos a una posible explicación para esas huellas: podían ser las dejadas por un vehiculo espía submarino de origen soviético.

Se redactó un largo informe que Ángel Rodríguez Álvarez y el que suscribe firmamos y remitimos al Jefe del Estado Mayor de la Armada Española en Madrid. Podo después, el escándalo estaba servido. Contactaron con nosotros, nos acosaron a preguntas, nos obligaron a volver a localizar a los testigos y repreguntar, etc. 

Para ellos, como no podía ser de otra forma, no teníamos razón. Pero, mientras tanto la prensa nacional utilizando sus propios datos afirma lo contrario, añadiendo que los soviéticos nos espiaban en el Estrecho de Gibraltar desde hacía más de diez años.

Después del desmentido oficial, y pasado algunos años, al periodista aludido anteriormente no se le ocurre otra cosa que solicitar una entrevista con el Agregado Naval Ruso en España y preguntarle si su gobierno nos espiaba. Obvia la respuesta recibida.

De todo esto solo podemos obtener una conclusión: no se puede investigar rápidamente para publicar aun más rápido….

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

VALENTIN EL FENICIO

20111021181311-gadir.jpg

Cuenta la leyenda que Hércules  (Heracles para algunos), héroe de la mitología griega, fundó Gadir, que significa “castillo”, la actual Cádiz. Lo realizó durante un descanso mientras efectuaba los doce trabajos a que fue condenado por matar a sus hijos y dos sobrinos durante un ataque de locura. Después se traslada a una de las islas que formaba el archipiélago de Cádiz, donde se encuentra actualmente el castillo o islote de Santi Petri, y construye un templo; que llegó a tener uno de los oráculos más famosos de la antigüedad.

En realidad, la ciudad fue fundada por los tirios, unos 80 años después de la Guerra de Troya, hacia el año 1104 a.C., bautizándola  tal como antes he mencionado con el nombre de “Gadir”. Es la ciudad más antigua de occidente, primero fenicia, después romana y por último árabe. Y deseada por piratas, franceses e ingleses.

Estamos ante un lugar lleno de mitos y leyendas. También ruinas de todas clases y civilizaciones. No es rato, por tanto, que al efectuar cualquier obra o reparación en algunas de sus viejas calles o edificios, nos encontremos con algo que paralice su ejecución y haga intervenir a arqueólogos y científicos. Siendo lo que pasó hace tres años en el solar donde se encontraba el Teatro Cómico, un lugar muy conocido para la gente de mi generación y anteriores: se encontraron huesos humanos.

Hace unos días esos científicos dieron a conocer sus investigaciones y presentaron a los gaditanos al vecino más antiguo de la ciudad. Nos dijeron que se llamaba Valentín, uno de los 3 santos romanos del siglo III, de existencia discutida y que vivieron en la antigua Roma. Tenía 30 años, era fenicio y murió en la parte alta de la ciudad huyendo de un incendio y con la cadera rota como consecuencia de una caída.

Mientras tanto no conozcamos su rostro, la foto que ilustra esta entrada es una de las muchas que nos mostraron esos arqueólogos y científicos. Estamos ante una de esas cosas que nos hacen a los gaditanos estar orgullosos de haber nacido y vivir en Cádiz.

En este caso hemos conocido a nuestro vecino o habitante más antiguo. Mañana alguna sorpresa nos tendrá guardado el destino…

No hay comentarios. Comentar. Más...

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next